3 Pasos Para Delegar con Efectividad

3 Pasos Para Delegar con Efectividad

Una verdad es que nadie nos enseña a delegar, aún en las escuelas de Administración de Empresas, pues tal vez ni siquiera algunos profesores saben como delegar.

La mayoría de veces las personas aprendemos a delegar en la práctica cometiendo errores, pasando vergüenzas ajenas o teniendo que hacer el trabajo nuevamente  uno mismo. A mi me ha pasado esto y más, en realidad te cuento que me e visto envuelto en muchos problemas y líos por no saber delegar, por no delegar o por delegar de manera inadecuada.

 

Otro factor que influye en la deficiencia de como podemos delegar alguna tarea es pensar que nadie más puede realizar las labores mejores que nosotros mismos.

El precio de NO delegar efectivamente es estar por mucho tiempo estancado, sin tener tiempo de capacitarse, de aprender nuevas cosas, de estar atento a las variaciones del mercado, estando siempre ocupados y a la vez volvernos cada vez menos productivos.

De hecho te doy un consejo que lo he aprendido con los años, “Cada vez que te llegue una tarea, trabajo o labor a tus manos, piensa si lo puedes delegar o si necesariamente lo tienes que hacer tu mismo”

¿Existen tareas que no se pueden delegar?, diría más bien que algunas tareas no son convenientes delegar en un negocio, de cuerdo a mi experiencia son las siguientes:

  • Las ventas
  • El Marketing relacional
  • Las negociaciones y firmas de contratos

Luego, creo que todas las demás tareas son susceptibles a ser delegadas.

A continuación te comparto los 3 pasos para delegar efectivamente que en mi experiencia como empresario he podido aplicar y comprobar que funcionan:

  • Identificar a la persona idónea para realizar la tarea: No todas las personas tenemos las misma habilidades para realizar las tareas de la misma forma o como a ti o a tus clientes les agrade, por ello el identificar la persona con las habilidades requeridas es el primer paso, si la tarea o conjunto de tareas es muy grande es posible que requieras un grupo de personas con habilidades y conocimientos que se complementen. Entonces el trabajo viene por que tu antes que nada estés atento a prestar atención a los colaboradores que te rodean. La auto estima de tus colaboradores se verá incrementada en la medida de que logren realizar las tareas con éxito.
  • Crear un protocolo de asignación de tarea: Muchas veces pensamos que somos claros cuando comunicamos las directivas de como hacer cierta labor, sin embargo en la mayoría de los casos te sorprenderás cuando te des cuenta de que te entendieron “todo al revés” y dirás  “Pero si mi explicación fue clara y precisa”. Recuerda que cada persona tiene diferentes maneras de recepcionar la información.
  • Crear un proceso de control de calidad: La única manera en la que puedes dormir tranquilo con los resultados de la tareas que has delegado es implementar un sistema de revisión y validación que certifique que la labor ha sido realizada de manera satisfactoria. Esta revisión puedes realizarla tu personalmente o tal vez puedas también delegar la tarea.

Espero que te sirvan y que sobretodo pongas en practica estos 3 pasos.

Un secreto… Cuando te conviertes en un buen delegador, de manera inconsciente vas a querer delegar todas las tareas que lleguen a tu escritorio. No te sientas más por ello, así alguien te diga que por delegar ya no haces nada, pues eres tú quien tiene la responsabilidad sobre las tareas que delegas y no una persona ajena.

Delegar no te exime de responsabilidad, si algo sale mal, el decir que tu no lo hiciste no te quita la responsabilidad, la responsabilidad no se delega, se asume.

Un gran abrazo,

 

 

Fernando Calagua